Mascherano quiere evitar el papel de héroe: “No soy Rambo”

Foto: EFE

(Buenos Aires, 12 de julio dpa) – El futbolista Javier Mascherano afirmó que se siente incómodo con el furor que generó en Argentina por su gran nivel en el Mundial de Brasil 2014, unas actuaciones que llevaron a considerarlo casi como un héroe nacional que todo lo puede a horas de la final el domingo ante Alemania.

“Yo no soy Rambo ni (José) San Martín ni nada. No me adjudico nada de lo que se dice. Lo tomo con humor, pero me avergüenza. Y no es falsa modestia, porque la falsa modestia es peor que la soberbia”, señaló en declaraciones publicadas hoy por el diario “Olé”.

Mascherano copó las redes sociales en los últimos días con el hashtag #Maschefacts y con fotos en las que aparece como el “Che” Guevara, el libertador José de San Martín o un superhéroe.

“Si Mascherano viajaba en el Titanic, el que se hundía era el iceberg”, reza uno de los #Maschefacts más populares. Otro afirma que “Mascherano va a negociar con los fondos buitres y consigue un plan de 24 cuotas y encima trae el vuelto”.

Para el mediocampista defensivo, el problema es que “cuando se te halaga demasiado, la gente empieza a tener expectativas que quizá no podés cumplir”.

“Y en los últimos días rozó eso: que la gente piense que uno puede hacer cosas que en realidad no puede”, expresó el jugador que en el minuto 90 salvó el arco de un casi seguro gol de Arjen Robben para Holanda que hubiera dejado a la Argentina sin final.

“El mejor reconocimiento es que me escriba gente del fútbol y me valore como persona, porque siempre me mostré tal cual soy y no vendí nada diferente. Estoy agradecido por el cariño de la gente, pero insisto, los elogios no me gustan, me hacen sentir mal”, sostuvo.

El zaguero del Barcelona aseguró que no soñó con levantar la Copa del Mundo. “Si se tiene que dar, ojalá que Leo lo haga. No me puse a pensar en nada. Quiero ganar la final y ser campeón del mundo, pero me importa que estemos a la altura de un partido tan grande, que seamos nosotros y que juguemos sin ningún complejo y temor”.

Mascherano se negó a separar su crecimiento personal del del resto del plantel. “En este torneo, cuando el equipo funciona, las individualidades crecen. Se vio que el equipo sustentó a los nombres. Obvio que estoy contento con el rendimiento individual, no voy a mentir, pero soy de los que piensan que el análisis hay que hacerlo cuando se termina”.

El capitán argentino hasta 2011, cuando cedió la cinta a Lionel Messi, reconoció que a lo largo de Brasil 2014 “mutó el equipo”.

“Dio un gran paso en cómo enfrentar los partidos y en cómo adaptarse al rival. La sincronización defensiva que tuvimos con Holanda habla del crecimiento. Ojalá que contra Alemmania tengamos la misma claridad”, instó.

Mascherano reconoció en tanto que en algunos partidos Messi “tuvo que sacrificarse muchísimo más de lo que el resto hubiera deseado, pero lo hizo por el bien de todos”. “Ojalá que nosotros podamos ayudarlo un poquito más de lo que él nos está ayudando. El equipo, por diferentes necesidades, en los últimos dos partidos no le dio lo que precisa”, admitió.

Alemania asoma como un desafío para la selección argentina. “Es un equipo que tiene más gente por adentro, entre líneas, y es ahí donde vamos a tener que estar juntitos y hacer cambios muy rápidos de posiciones. Ellos defienden y atacan desde la posesión. Si les das espacios, lo demostró con Brasil, te liquidan”.

“Son buenos, fuertes, potentes y saben a qué juegan. Pero confío en Argentina. Al equipo lo noto con más seguridad en lo que estamos haciendo y eso es importante. Con nuestras armas podemos neutralizar muchas de las buenas cosas que hacen y crearles problemas”, anticipó.

Publicado en: partidos