Protestas y peleas entre brasileños y argentinos tras la final

(Río de Janeiro, 13 de julio DPA).- Río de Janeiro vivió hoy una noche de protestas e incidentes después de la final del Mundial de fútbol de Brasil 2014, en la que Alemania conquistó su cuarto título al imponerse por 1-0 sobre Argentina en el Maracaná.

A la salida del mítico estadio, la policía debió intervenir en peleas desatadas por unos 50 hinchas brasileños, que provocaban a los argentinos entonando un cántico que hace alusión a la antigua adicción a la cocaína del astro Diego Maradona y con gritos como: “Yo soy ‘penta’ y ustedes son ‘bi’”.

Los aficionados “albicelestes” respondieron con insultos y la policía debió intervenir para calmar los ánimos.

Un incidente más grave se dio en la playa de Copacabana, donde los argentinos que siguieron el partido por la pantalla gigante de la Fan Fest reaccionaron airados a la alegría de los brasileños cuando Mario Götze anotó el gol de la victoria por 1-0 que le aseguró el título a Alemania. Ambos grupos se lanzaron mutuamente botellas de plástico y vidrio.

Según André Luiz Vidal, comandante del Batallón de Choque de la policía militarizada, los conflictos ocurrieron en “puntos aislados” y no dejaron heridos.

Además de las peleas, la ciudad brasileña vivió hoy nuevos incidentes de violencia en protestas de grupos contrarios al gasto de dinero público para organizar el Mundial.

La policía utilizó gas lacrimógeno y balas de goma para dispersar a unos 400 manifestantes que reclamaban contra el arresto en la víspera de 19 activistas que participaron en la ola de protestas populares que sacudió el país el año pasado, durante la Copa Confederaciones.

Según el portal del diario “Folha de Sao Paulo”, al menos tres periodistas y un manifestante de 16 años fueron alcanzados por restos de proyectiles de gas y sufrieron heridas leves.

La marcha de hoy había sido convocada a través de las redes sociales por el Comité Popular de la Copa y otros grupos anti-Mundial, bajo las consignas “FIFA ¡go home!” y “¡No va a haber final!”. El arresto de los jóvenes activistas sumó otra reivindicación al acto.

Ante la posibilidad de que la manifestación se acercara a la arena mundialista, agentes de la policía militarizada, del Batallón de Choque, de la caballería y de la Fuerza Nacional de Seguridad cercaron completamente la plaza e impidieron que los activistas se movieran del lugar.

Pero la protesta se trasladó a Copacabana y nuevos conflictos entre policías y manifestantes ocurrieron por la noche delante del lujoso hotel Copacabana Palace, donde se hospedan los altos dirigentes de la FIFA durante el torneo.

Al menos un manifestante fue detenido, según informaciones del portal G1.

Bar Si Thai Grill

Comentarios de los lectores